Íbamos con un niño de 3 años
Conseguimos ver calderones y delfines, las explicaciones en varios idiomas
La vista de los acantilados es impresionante desde el mar y el baño en Masca perfecto
La comida estaba buena y bebidas bien
Ademas ves como algunos guiris se tuestan hasta doler en las hamacas de delante