Fuimos dos personas y salimos encantados. Además de pasar un buen día en un catamaran, conseguimos ver delfines. La comida estaba bastante bien y el baño en la cala de Masca increible.